logo air

“El Rol Silencioso pero Poderoso de los Remaches en la Industria Automotriz”

remaches para matriculas

En el intrincado tejido de la industria automotriz, donde la seguridad, la resistencia y la innovación convergen, existe un elemento aparentemente modesto pero fundamental: los remaches. Los remaches sostienen la integridad de nuestros vehículos, desempeñando un papel silencioso pero esencial en cada reparación y construcción.

remaches taller mecanico

Accede a nuestra pagina de remaches

En este post te revelamos la importancia de los remaches en los talleres de automoción y a continuación te detallo la lista de puntos a tratar que vas a poder leer a continuación:

Remaches: Tipos, materiales y dimensiones.

Existen varios tipos de remaches, cada uno diseñado para satisfacer necesidades específicas en términos de aplicaciones, materiales y resistencia. Aquí tienes algunos tipos comunes de remaches:

Remaches sólidos:

Son los más básicos y consisten en un vástago y una cabeza. Se utilizan para unir materiales como metal, cuero o plástico.

Remaches huecos:

Tienen un agujero a lo largo del vástago. Se utilizan para unir materiales que necesitan ser perforados, como láminas delgadas.

Remaches ciegos:

También conocidos como remaches pop, se utilizan cuando sólo se puede acceder a un lado del material. Son populares en la fabricación y reparación de carrocerías de automóviles y aeronaves.

Remaches autorroscantes:

Tienen una rosca en el vástago y se enroscan directamente en el material. Se utilizan comúnmente en aplicaciones de metal.

Remaches de tuerca empotrada:

Incluyen una tuerca dentro de la cabeza del remache. Se utilizan para crear uniones roscadas en materiales delgados.

Remaches de tracción:

Diseñados para aplicaciones que requieren una fuerza de agarre fuerte. Tienen un área de cabeza grande para distribuir la carga.

Remaches de aluminio:

Fabricados específicamente con aluminio, son ligeros y resistentes a la corrosión. Se utilizan en aplicaciones donde se requiere reducción de peso.

Remaches de acero inoxidable:

Ideales para aplicaciones que requieren resistencia a la corrosión. Se utilizan en entornos donde la exposición a la humedad es un problema.

Remaches de cabeza avellanada:

Tienen una cabeza en forma de cono y se utilizan para crear superficies planas cuando se unen materiales.

Remaches de cabeza redonda:

Tienen una cabeza redonda y son versátiles en diversas aplicaciones.

Remaches de alto rendimiento:

Diseñados para aplicaciones que requieren resistencia estructural y durabilidad.

Remaches de Plástico:

Los remaches de plástico son ligeros y pueden ser útiles en aplicaciones donde no se requiere una gran resistencia mecánica. Muy utilizados en reparación y soportación de carrocería.

Los remaches se fabrican en una variedad de materiales para adaptarse a diferentes aplicaciones y entornos. La elección del material de remache dependerá de factores como la aplicación específica, la resistencia requerida, la resistencia a la corrosión y otros requisitos particulares del proyecto.

Algunos de los remaches más utilizados en talleres mecánicos del sector de la automoción:

    Remaches ciegos (Pop):

    Estos remaches son muy comunes en la reparación de carrocerías. Son fáciles de usar y proporcionan uniones rápidas y fuertes. No requieren acceso desde ambos lados del material, lo que los hace ideales para áreas de difícil acceso.

    Remaches de aluminio:

    Debido a su ligereza y resistencia a la corrosión, los remaches de aluminio son populares en la reparación de vehículos. Se utilizan comúnmente en la unión de paneles de carrocería.

    Remaches estructurales:

    Estos remaches están diseñados para proporcionar una resistencia estructural significativa y se utilizan en reparaciones que requieren una unión robusta y duradera, especialmente en áreas críticas para la seguridad.

    Remaches autorroscantes:

    Utilizados para unir materiales metálicos, los remaches autorroscantes son efectivos en aplicaciones donde se necesita una unión segura y duradera.

    Remaches de cabeza avellanada:

    Se utilizan para crear superficies planas cuando se unen materiales y son comunes en reparaciones estéticas.

    Remaches de expansión:

    Estos remaches se expanden al ser instalados, proporcionando una unión segura. Se utilizan en una variedad de aplicaciones, incluyendo reparaciones de carrocería.

    Según su forma los remaches se pueden clasificar en:
    Remache estándar:

    Se trata de remaches ciegos con rotura de vástago, diseñados para la rápida unión de materiales que no requieren una fuerza de presión excepcionalmente fuerte. Aseguran firmeza y seguridad al unir superficies metálicas como cobre, acero o aluminio.

    Remache flor:

    Esta variante se presenta como la opción ideal para unir materiales de rigidez variable. Caracterizados por una cabeza de cierre de diámetro amplio, estos remaches distribuyen la carga y la fuerza de apriete de manera uniforme, reduciendo así el riesgo de deformación o rotura de los materiales. Son utilizados en diversas aplicaciones, incluyendo automoción, caravanas.

    remache flor negro y blanco para taller automocionRemaches flor blancos y negros

    Remache estanco:

    Diseñado para proporcionar una unión hermética a los fluidos, este tipo de remache evita fugas de líquidos o vapores gracias a la retención de la cabeza en el interior del remache. Su aplicación abarca sectores como automoción, vehículos industriales, carrocerías.

    Remache paraguas o trebol:

    Destacándose por su capacidad de adaptarse a variaciones en el espesor de los elementos, este remache está recomendado para materiales blandos o de baja resistencia, como los paragolpes.

    Remache molduras:

    Perfecto para la fijación de molduras, este remache cuenta con un cuerpo escalonado que facilita un montaje rápido, sencillo y de bajo costo.

    Es importante señalar que los talleres mecánicos pueden utilizar una combinación de estos remaches dependiendo de la tarea específica y los requisitos de la reparación.

    Herramientas de remachado: Manuales y Neumáticas

    Herramientas manuales:

    Funcionamiento:

    Las remachadoras manuales requieren la fuerza física del operador para comprimir y fijar el remache en su lugar.
    Suelen tener mangos largos que permiten al operador aplicar la fuerza necesaria para realizar el proceso de remachado.

    Aplicaciones:

    Son adecuadas para aplicaciones más ligeras o para proyectos pequeños.
    Se utilizan comúnmente en entornos donde la movilidad es esencial y no se dispone de una fuente de energía externa.

    Portabilidad:

    Son portátiles y no requieren conexiones de aire comprimido ni fuentes de energía adicionales.

    Control:

    Ofrecen un control manual directo por parte del operador sobre la fuerza aplicada durante el proceso de remachado.

    Costo:

    Suelen ser más económicas en comparación con las remachadoras neumáticas.

    poner remaches para sujetar matriculas

    Herramientas neumáticas:

    Funcionamiento:

    Utilizan aire comprimido para realizar el proceso de remachado.
    Se conectan a un compresor de aire que suministra la presión necesaria para realizar el trabajo.

    Velocidad y Eficiencia:

    Son más rápidas y eficientes que las remachadoras manuales, lo que las hace ideales para aplicaciones industriales y de producción en masa y muy repetitivas.

    Fuerza Consistente:

    Proporcionan una fuerza de remachado más consistente, ya que la presión del aire comprimido se mantiene constante.

    Aplicaciones:

    Se utilizan comúnmente en entornos de fabricación y talleres donde se requiere una alta producción y repetibilidad.

    Fatiga del Operador:

    Reducen la fatiga del operador, ya que la fuerza necesaria para realizar el remachado proviene del aire comprimido, no del esfuerzo físico directo del operador.

    Precisión:

    Pueden ofrecer una mayor precisión en la colocación de remaches debido a la consistencia y constancia en la aplicación de la fuerza.

    La elección entre una remachadora manual y una neumática dependerá de factores como el tipo de trabajo, el volumen de producción, la precisión requerida y el presupuesto. Mientras que las remachadoras manuales son más adecuadas para tareas más pequeñas y proyectos ocasionales, las remachadoras neumáticas son ideales para entornos industriales con altos volúmenes de producción.

    Dejanos tu correo electrónico y te mantendremos informado de novedades y promociones

    Aplicaciones en Automoción:

    Unión de Paneles de Carrocería:

    Los remaches se utilizan para unir paneles exteriores de la carrocería, como las partes de la puerta, el capó, el maletero y los guardabarros.

    Reparación de Colisiones:

    Después de accidentes o colisiones, los remaches pueden ser empleados para unir y reparar las secciones dañadas de la carrocería y del chasis.

    Estructuras de Chasis:

    En la reparación de chasis, los remaches son utilizados para fijar y reforzar componentes estructurales, como largueros y travesaños, contribuyendo a la integridad estructural del vehículo.

    Fijación de Refuerzos:

    Los talleres pueden utilizar remaches para asegurar refuerzos estructurales adicionales, como placas y soportes, para mejorar la resistencia y la seguridad del chasis.

    Reparación de Techos y Pisos:

    En la reparación de techos y pisos, los remaches pueden ser utilizados para unir y asegurar las áreas afectadas, proporcionando estabilidad estructural.

    Sujetadores de Elementos Decorativos:

    Los remaches también se utilizan para fijar elementos decorativos y accesorios exteriores, como molduras y emblemas.

    Reparación de Bastidores y Montajes:

    En la reparación de bastidores y montajes, los remaches se emplean para mantener componentes esenciales en su lugar, contribuyendo a la integridad del chasis.

    Unión de Componentes Metálicos y Plásticos:

    Los remaches son útiles para unir materiales mixtos, como metal y plástico, facilitando la reparación de componentes compuestos.

    Refuerzo de Puntos Críticos:

    Se pueden utilizar remaches para reforzar puntos críticos del chasis y la carrocería, especialmente en áreas propensas a tensiones y esfuerzos mecánicos.

    La elección del tipo de remache dependerá de la aplicación específica y de los materiales que se están uniendo. Es común ver el uso de remaches ciegos (remaches pop) debido a su facilidad de instalación y su capacidad para proporcionar uniones rápidas y fuertes.

    Ventajas en el uso de los remaches

    Facilidad de Instalación:

    Los remaches, especialmente los remaches ciegos (pop), son relativamente fáciles de instalar con herramientas manuales o neumáticas. Esto agiliza el proceso de unión en comparación con otros métodos que pueden requerir más tiempo o habilidades especializadas.

    Rápida Instalación en Producción:

    En entornos de producción, los remaches pueden ser instalados de manera rápida y eficiente, lo que contribuye a una línea de producción más ágil y ahorra tiempo en comparación con métodos más laboriosos.

    Acceso desde un Solo Lado:

    Los remaches ciegos (pop) permiten la unión de materiales desde un solo lado, lo que es particularmente beneficioso en situaciones donde no es posible acceder al lado opuesto del material.

    Menos Necesidad de Herramientas Especializadas:

    En comparación con algunos métodos de unión que requieren soldadura u otras técnicas especializadas, los remaches a menudo requieren menos herramientas especializadas y son más accesibles para una variedad de aplicaciones.

    Versatil con una gran Variedad de Materiales:

    Los remaches son versátiles y pueden utilizarse para unir una variedad de materiales, incluyendo metal, plástico y compuestos.

    Menor Generación de Calor:

    A diferencia de la soldadura, los remaches no generan calor significativo durante el proceso de instalación, lo que puede ser crucial al trabajar con materiales sensibles al calor o cuando se quiere evitar la deformación térmica.

    Menos Requerimientos de Mantenimiento:

    En comparación con algunos sistemas de unión que pueden requerir mantenimiento frecuente, los remaches pueden ofrecer una unión robusta con menos necesidad de ajustes o reparaciones posteriores.

    Estética y Superficie Limpia:

    Los remaches ciegos (pop) proporcionan una apariencia limpia y estética en la superficie visible de la unión, ya que el vástago del remache se rompe o se retira después de la instalación.

    Costo y Eficiencia:

    En muchos casos, los remaches pueden ser una opción más rentable en términos de materiales y mano de obra, lo que contribuye a la eficiencia económica de las operaciones.

    En muchas situaciones, los remaches ofrecen una solución práctica, rápida y eficiente.

    Proceso de remachado

    1. Preparación de Materiales:

    Antes de comenzar el proceso de remachado, es esencial asegurarse de que las piezas que se van a unir estén limpias, libres de óxido, grasa u otros contaminantes. La preparación adecuada garantiza una unión fuerte y duradera.

    2. Selección del Remache:

    Se elige el tipo y tamaño de remache adecuado para la aplicación específica y los materiales que se van a unir.

    3. Perforación de Agujeros:

    Se perforan agujeros en las piezas que se van a unir. Estos agujeros deben tener un diámetro ligeramente mayor que el del remache para permitir su inserción.

    4. Inserción del Remache:

    Se coloca el remache en el agujero, y la cabeza del remache se coloca en un extremo mientras que el vástago se extiende hacia el otro lado.

    5. Aplicación de Fuerza:

    En el caso de remachadoras manuales, el operador aplica fuerza mediante el uso de la herramienta para comprimir y expandir el extremo del remache. En el caso de remachadoras neumáticas, la herramienta utiliza aire comprimido para realizar este proceso.

    6. Expansión del Remache:

    Cuando se aplica la fuerza, el extremo del remache se expande, creando una cabeza en el lado opuesto y asegurando las piezas juntas.

    7. Remachado Ciego (Remache Pop):

    En el caso de remaches ciegos (o remaches pop), el extremo expandido se separa del vástago después de alcanzar una cierta presión. Esto deja una cabeza en un lado y un vástago corto en el otro, proporcionando una unión fuerte.

    8. Remachado Sólido:

    En el caso de remaches sólidos, el extremo no se separa, y el vástago permanece intacto, formando una conexión permanente entre las piezas.

    9. Acabado y Inspección:

    Después del remachado, se realiza una inspección para asegurarse de que los remaches estén bien instalados. Se pueden realizar ajustes adicionales si es necesario.

    10. Reparación y Mantenimiento:

    Si se están realizando reparaciones, se pueden reemplazar o ajustar los remaches según sea necesario.

    Normativas y estándares

    Características generales y normativas comunes que se aplican a muchos remaches, especialmente aquellos utilizados en la industria de la construcción, la fabricación de automóviles y la aeroespacial. Aquí hay algunas consideraciones generales:

    Especificaciones Técnicas Comunes:
    • Material del Remache: Debe estar fabricado con un material adecuado para la aplicación específica. Los materiales comunes incluyen acero, aluminio, acero inoxidable, entre otros.
    • Diámetro y Longitud: El diámetro y la longitud del remache deben ser apropiados para la tarea y los materiales que se están uniendo.
    • Resistencia a la Tracción: La resistencia a la tracción del remache debe cumplir con los requisitos de ingeniería y seguridad establecidos para la aplicación. Esta información generalmente se proporciona en libras o newtons.
    • Resistencia a la Cortadura: La resistencia a la cortadura es otra medida importante de la capacidad del remache para soportar cargas. Debe cumplir con los estándares establecidos.
    • Resistencia a la Corrosión: Para aplicaciones en entornos corrosivos, se puede especificar la resistencia del remache a la corrosión. Esto es especialmente relevante en aplicaciones marinas o expuestas a la intemperie.
    • Tipo de Remache: La aplicación determinará el tipo de remache necesario, como remaches ciegos, remaches sólidos, remaches autorroscantes, entre otros.
    Normativas Comunes:
    • ISO 15977:2013 – Remaches ciegos para uniones permanentes: Establece las especificaciones y requisitos para remaches ciegos utilizados en uniones permanentes.
    • ASTM F3148/F3148M – Standard Specification for High Strength Structural Bolt Assemblies, Steel and Alloy Steel, Heat Treated, 144ksi Minimum Tensile Strength, Inch Dimensions: Especifica los requisitos para remaches de alta resistencia utilizados en aplicaciones estructurales.
    • SAE J1200 – Mechanical and Material Requirements for Metric Externally Threaded Steel Fasteners: Define los requisitos mecánicos y de material para sujetadores roscados, que pueden incluir remaches.
    • DIN 7337 – Blind rivets, break pull mandrel: Especifica dimensiones y requisitos técnicos para remaches ciegos.

    Sustitución de remaches

    Pasos para Sustituir un Remache:

    Identificación del Remache: Asegúrate de conocer el tipo y tamaño exacto del remache que estás sustituyendo. Esto es crucial para garantizar un reemplazo adecuado.

    Acceso al Remache: Si el remache está expuesto y fácilmente accesible, puedes pasar al siguiente paso. Si está en una ubicación difícil de alcanzar, es posible que necesites desmontar partes cercanas para acceder al remache.

    Extracción del Remache Antiguo: Si el remache es removible, utiliza la herramienta de remachado o alicates para quitarlo. Si el remache está fijado y no se puede retirar fácilmente, taladra cuidadosamente el remache con una broca del tamaño adecuado.

    Limpieza de la Zona: Después de quitar el remache, limpia la zona para asegurarte de que esté libre de residuos y preparada para el nuevo remache.

    Inserción del Remache Nuevo: Coloca el remache nuevo en el agujero preparado. Asegúrate de que esté alineado correctamente y que el extremo expandido esté en el lado correcto.

    Inspección: Verifica que el remache esté firmemente asegurado y que las piezas estén unidas correctamente. Realiza cualquier ajuste necesario.

    Consejos de seguridad para la protección del trabajador en el proceso de remachado

    Equipo de Protección Personal (EPP):

    Guantes de Protección: Utiliza guantes resistentes a pinchazos y cortes para proteger tus manos durante el manejo de remaches y herramientas.

    Gafas de Seguridad: Protege tus ojos de posibles proyecciones o fragmentos durante el proceso de remachado mediante el uso de gafas de seguridad.

    Pincha aquí y verás nuestra sección de guantes de protección

    Protección Auditiva:

    Si estás utilizando herramientas neumáticas o cualquier equipo que genere ruido significativo, considera el uso de protectores auditivos para prevenir daños en la audición.

    Seguimiento de Procedimientos de Seguridad:

    Sigue los procedimientos de seguridad establecidos por el empleador y las normativas locales. Esto incluye la identificación de áreas de trabajo seguras y la comprensión de los protocolos de emergencia.

    Manipulación Segura de Herramientas:

    Asegúrate de manejar las herramientas de remachado con seguridad. Mantén las manos alejadas de las áreas de impacto y sigue las indicaciones del fabricante.

    Espacio de Trabajo Organizado:

    Mantén tu área de trabajo organizada y libre de obstáculos para reducir el riesgo de tropezones o caídas.

    Primeros Auxilios:

    Conoce la ubicación de los equipos de primeros auxilios y cómo utilizarlos en caso de emergencia.

¿Te gustó este Post? Compártelo en tus Redes Sociales

LinkedIn
Facebook
Pinterest
WhatsApp
logo air

Autor: Raquel Hita Vives

Somos una pequeña empresa cercana y amigable. Nos importan las personas y nos gusta escucharos para aprender de vosotros y ayudaros.

Somos unos apasionados del motor

Y queremos compartir nuestros artículos contigo”

Artículos Destacados

Herramientas para expertos

La Productos y herramientas profesionales para que tu taller sea rentable y tus clientes repitan, por estar Satisfechos.

Comentarios del post - Anímate y cuéntame qué te ha parecido

Deja una respuesta

Abrir chat
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
Hola🖐¿Cómo podemos ayudarte?